Etiquetas

, ,


Bastantes veces, hablando con gente, me echan a la cara ese “rencor” que desprenden mis palabras hacia los medicamentos, farmacéuticas y servicios sanitarios de toda índole en general.
Antes de tratar temas específicos y concretos sobre determinadas enfermedades y los dos distintos enfoques de como tratar de curar o paliar dicha enfermedad, el oficial (Aquel que dicta el tratamiento el facultativo), y otro el natural, (Por medio de plantas o terapias naturales) permitanmé manifestar el como, cuando y porque he sido en este campo muy particular y no he hecho ni puñetero caso las pocas veces que he pisado un medico, de lo que me recetaba.
Veamos, la primera premisa, y esto sirve por desgracia para todo, al igual que un electrodoméstico viene fechado desde su fabricación con un tiempo de vida útil de un par de años, un medicamento nunca curara la enfermedad para el cual es recetado.
Si usted lee el prospecto de un fármaco, sus “posibles” ventajas nunca serán mayores a sus “probables” contra indicaciones. Hasta la bien ponderada “Aspirina”, perderá todas sus propiedades si día tras día hacemos uso de ella y acabara pasando factura a nuestro organismo.
A todas horas y por cualquier medio, somos bombardeados con toda clase de medicamentos que dicen ser la panacea para tal o cual dolor o molestia, todos fabricados con pequeñas dosis de sustancias químicas mezcladas en probetas y probadas en “animales de laboratorio”, haciéndoles sufrir física y mentalmente y extrapolando los resultados (Que usted nunca sabrá cuales son) al ser humano. Tras esta primera etapa, en algunos casos, viene el estudio en el hombre. Una serie de personas serán conejillos de indias para probar la futura terapia química, “con o sin consentimiento”, serán tratados con el futuro fármaco seguido por análisis cada una o dos semanas. Este estudio no suele durar mas de 2 o 3 meses, salvo excepciones (Alzehimer o “anticuerpos” para el Cáncer una vez finalizada la terapia de la quimio, entre otras), y los resultados nunca llegaran al gran publico, si acaso, serán publicados en revistas especializadas de medicina.
Muchas farmacéuticas tienen hilos con empresas de manufacturado de alimentos, de comida rápida y con empresas ligadas a la modificación genética de alimentos. Pues bien, casi la inmensa totalidad de los alimentos preparados, envasados o congelados que usted encuentra en los estantes de su supermercado, están tratados para eliminar o rebajar uno o varios elementos clave para la dieta y la salud del ser humano, como por ejemplo, el magnesio.
Se ha cambiado la química de los alimentos para hacer desaparecer o rebajar la inmunidad del cuerpo humano a distintas enfermedades, se falsean estudios sobre las propiedades de determinados alimentos, y te bombardean con las bondades de los alimentos preparados y sobre su preparación en breves minutos a través del micro-ondas.
Hace años en España, salio un concentrado de zumo de naranjas, unos polvos que se diluían en agua y “tang”, tenias un exquisito zumo recién exprimido. Gracias a Dios, no tuvo mucho éxito (Por no decir ninguno) y la gente siguió exprimiendo naranjas.
No así en EEUU, el país con mayor producción de cítricos del mundo, es el mayor consumidor de zumo concentrado.
Precisamente es EEUU el primer consumidor de leche de vaca a nivel mundial. Sus “beneficios” son reconocidos en todo el mundo, (Los pediatras la recomiendan ya sea en polvo para los bebes u otros médicos) entre otros contra la osteoporosis, distintos tipos de cáncer, colesterol, así como su gran contenido en calcio (¿Leches enriquecidas con calcio, mas?). Pues bien, EEUU, es el país con mayor casos de osteoporosis del mundo.
Por no decir, que el ser humano es el único que toma leche de vaca desde su nacimiento hasta el fin de sus días, y ni siquiera durante los primeros meses de vida puede beber leche materna porque esta contra indicada por los médicos, evitando así los inmensos beneficios y vínculos del bebe para con la madre.
Una buena alimentación es la base de una buena salud. Alimentos naturales, frescos, crudos o cocinados al fuego, aportan todos los nutrientes para que el cuerpo humano pueda desarrollar y defenderse de los ataques a su sistema inmunológico.
Por eso, las empresas farmacéuticas están ligadas a empresas alimentarias, porque a través de lo que comemos nos hacen ser sus cobayas para ser tratados por los fármacos químicos producidos.
En otro orden de cosas, entrarían las vacunas que se suministran a las madres embarazadas, una vez que dan a luz, a sus hijos y a lo largo de la vida con vacunas contra gripes y otras “pandemias”.
Como prologo me parece que ya me he extendido bastante, simplemente decir, que existen terapias naturales para prácticamente todas las enfermedades (Terapias y tratamientos naturales que tratare próximamente).

Anuncios