Etiquetas

, ,


 Toda persona , quien mas, quien menos, ha pasado parte de sus vacaciones en la niñez en pueblos, ya fuera por que su familia provenía de allí y tenia una casa donde poder veranear o bien se dividían esas vacaciones de casi dos meses, entre el campo y la playa para poder escapar de la ciudad.
 Siempre me impresiono la tez oscura de los labradores y campesinos. Piel oscurecida por el sol por largas jornadas a la intemperie. Eran pieles curtidas de manera natural, sin utilizar los bronceadores que ahora casi nos obligan a ponernos, incluso en ciudades, las autoridades nos “recomiendan” su uso incluso cuando salimos a por la compra.

 Pues bien, esa forma de tomar el sol, de forma natural, sin aceites ni cremas, se empieza a demostrar, no sin trabas por parte de la “administración”, que es la forma mas beneficiosa de obtener la vitamina D, sin filtrantes de ningún tipo.
 Son varias las terapias naturales contra el cáncer, que indican que la alimentación de productos naturales, ecológicos, unida a una exposición a los rayos solares son anticancerígenos, llegando a eliminar las células malignas.

 Frente a las recomendaciones que nos hacen de que la exposición aunque sea brevemente al sol, sin protectores solares, es cancerígeno, empiezan a salir a la luz estudios que demuestran lo contrario.
 Traigo hasta ustedes, un articulo que cuenta los experimentos que son llevados ahora mismo contra en cáncer mediante la exposición a la vitamina D, el Sol.
—————————————————
 Mientras que la mayoría de los profesionales del consenso general de los oncólogos siguen buscando una solución farmacéutica mágica que cure el cáncer, otro grupo de médicos ha estado revisando nuevamente el concepto de la cura por nutrición. Parece ser que prevenir o incluso revertir puede tener que ver no con el desarrollo de drogas caras sino con algo tan natural como el sol.

 En el Laboratorio
 En un estudio de laboratorio, JoEllen Welsh, investigadora en la Universidad de Nueva York en Albany, tomó células humanas de cáncer de pecho y las trató con una forma potente de vitamina D. Las células cancerígenas se encogieron y murieron después de unos pocos días de exposición a mega dosis de “la vitamina del sol”.
 “La vitamina D entra dentro de las células y activa el proceso de fallecimiento” dijo Welsh. Describió el proceso como “similar a cuando tratamos las células con Tamoxifeno [droga anticáncer que causa reacciones adversas en muchas mujeres].” Los investigadores repitieron el experimento en ratones, inyectándoles primero células de cáncer de mama y luego Vitamina D. Después de varias semanas, los tumores cancerígenos de las ratas se encogieron un 50 por ciento.

 Estudios humanos

 Los experimentos fuera de los laboratorios hasta ahora solo se han enfocado en los efectos preventivos de la Vitamina D sobre el cáncer. Un estudio francés publicado a principios de 2011 halló que niveles altos de vitamina D, obtenidos a través de la dieta y suplementos dietéticos, ayudaron a reducir el riesgo de cáncer de pecho. Más significativamente, el estudio de 10 años en el que participaron más de 60.000 mujeres postmenopáusicas halló que los efectos de la vitamina D nutricional aumentaron cuando las mujeres recibieron mayor exposición a los rayos solares.
 Los investigadores, encabezados por el Dr. Pierre Engel del INSERM (Institut National de la Sante et de la Recherche Medicale, descubrió que las mujeres que vivían en zonas donde había más días de sol, tenían tan solo casi la mitad del riesgo de padecer cáncer de pecho que las mujeres que vivían en zonas menos soleadas.
 El sol parece ser que ofrece un potente efecto curativo mayor que el de los suplementos: las mujeres que consumieron menos vitamina D pero que recibieron mucho sol, tenían un riesgo 32% menor de padecer cáncer de pecho que las mujeres que vivían en zonas menos soleadas. Sin embargo, la mayor protección contra el cáncer de pecho era entre mujeres que consumían grandes niveles de vitamina D dietética y que estaban muy expuestas a los rayos del sol.
 Carencia de Vitamina D
 En una conferencia en 2010 en Toronto, Canadá, el investigador Dr. Cedric Garland se refirió explícitamente al cáncer de pecho como una enfermedad de carencia de vitamina D, afirmando que se podría eliminar la enfermedad a través de niveles aumentados de esta vitamina. Garland también enfatizó la importancia de los rayos solares como fuente de vitamina D. 
 Los beneficios de la Vitamina D van más allá de la salud del pecho. Investigaciones recientes muestran que ayuda a prevenir el cáncer de piel y de colon. También hay pruebas de que la carencia de vitamina D puede ser un factor que ayude en diversas otras enfermedades además del cáncer: depresión, obesidad, diabetes, psoriasis, esclerosis múltiple y osteoporosis.

 El ABC de la vitamina D
 
La cantidad minima recomendada de vitamina D en los EE.UU. es de 200 IU para personas de 50 años o menos; 400 IU para personas de 50 a 70 años y 600 IU para personas mayores de 70 años. Sin embargo, la mayoría de los expertos en salud alternativa creen que estas recomendaciones son demasiado bajas. El Dr. Andrew Weil recientemente aumentó su recomendación a 1.000 o 2.000 IU diarios. Un estudio que apareció a principios de este año en Anticancer Research, sugiere que los beneficios de la protección contra el cáncer requieren niveles mucho más altos, de 4.000 a 8.000 IU diarios para adultos.
 La vitamina D es en realidad una hormona que facilita al cuerpo la mejor absorción de calcio. Las personas con la piel oscura tienen mayor dificultad para sintetizar la vitamina D al igual que otros factores hereditarios. La obesidad también puede interferir con la vitamina D. Ciertas medicaciones tales como drogas anti-espasmos y el uso de protectores solares bloquean la vitamina D. Aunque la vitamina D puede ser absorbida por la piel expuesta a los rayos del sol, en latitudes nórdicas el sol está demasiado bajo en el horizonte para ofrecer una radiación suficiente de rayos ultravioleta. Ir a un médico es una manera de verificar los niveles de vitamina D para asegurarse de que tiene niveles suficientemente altos (50 y 70 ng/mL) de esta vitamina portadora de salud. La mejor fuente alimenticia de vitamina D es el aceite de hígado de bacalao. Yemas de huevo, salmón, caballa y champiñones también aportan vitamina D.
—————————————————–
Fuente: Natural News

Anuncios