Etiquetas

, , , , ,


 “Las bombillas de bajo consumo (CLF, denominación internacional), consumen entre un 75 % y un 80% de menos energía que las convencionales siendo su vida media mucho mayor que las incandescentes. Ayuda a combatir el “Calentamiento Global” y la crisis económica.”
Bla, bla, bla.

 Esto es la cara simpática que te cuentan desde el Ministerio y otras instituciones para apoyar su comercialización y la implantación por parte de los consumidores, a través de hermosos regalos que has de recoger mediante la presentación del DNI, para así, quedar reflejados como “consumidores modelo”.
 La otra, la amarga, la real, se la callan.
 Lo que nunca te contaran es que (Aparte de su elevado precio), este tipo de bombillas tienen varios inconvenientes que ponen en muy serio riesgo la salud así como su calidad de luz es muy deficiente (Su espectro de luz es poco homogéneo y natural, distorsionando ciertos colores y disminuyendo otros, siendo su luz ni armónica ni saludable.), ademas de la energía que debe de ser utilizada para su fabricación, (Debido a sus componentes), y el menor aporte de calor que desprenden (Que siendo mínimo, llevaría a utilizar con mas frecuencia los sistemas de calefacción a base de petroleo o gas).
 Ahondemos en los riesgos que tiene para la salud este tipo de bombillas, que en muchos casos, son un “Regalo Envenenado”.

 Mercurio
 Uno de los elevados riesgos para la salud que contiene este tipo de bombilla, es el alto contenido en Mercurio (Mineral altamente toxico y muy peligroso cuando es liberado en el medio ambiente), entre 3 y 5 miligramos (La “cantidad segura” de este mineral no existe, pero de existir, seria de microgramos. Un microgramo es la milésima parte de un miligramo).
 Según un estudio realizado por el Institut National de Recherche et de Sécurité (Francia), la inhalación por parte de un perro del aire que contenga la décima parte de un miligramo por metro cubico de mercurio le provoca a las 6 semanas problemas neurológicos y renales IRREVERSIBLES.
 En el caso de romperse una bombilla CFL, vaporizaría 5 mg de mercurio contaminando un área de 50 metros cúbicos.
 Los problemas que acarrea para el ser humano la rotura de este tipo de bombilla va desde el daño cerebral, sistema nervioso, hígado y riñones, aparato cardiovascular, sistema reproductivo, sistema inmune, ademas de causar temblores, inestabilidad emocional, pérdida de memoria, insomnio, problemas neuromusculares, dolores de cabeza, alzheimer y cáncer.
Pero son los fetos, los bebes y lactantes los mas vulnerables a este veneno, ocasionándoles fallos en el desarrollo del cerebro y del sistema nervioso.
 Al final de este articulo expondré las medidas que se han de tomar en caso de que una bombilla de este tipo, se rompa. 

 Emisiones Radioeléctricas

 Las bombillas de bajo consumo o CFL, emiten emisiones radioeléctricas de alta frecuencia generando en muchos casos campos electromagnéticos superiores a la propia normativa oficial.
 Estas emisiones pueden provocar, entre otras, dolores musculares y articulares, de cabeza, nauseas, trastornos del sueño, problemas respiratorios, erupciones en la piel, ansiedad, depresiones, problemas neurodegenerativos y vasculares, así como cáncer.
 Y es que uno de los problemas de este tipo de bombillas, según el departamento de I+D del New Energy Ways, este tipo de lamparas para su correcto funcionamiento produce una señal de frecuencia que supera 1000 veces la toma de la red eléctrica, de 50 Hz a 50.000 Hz.
 La toma eléctrica habitual, la de nuestros hogares, es de 230 voltios / 10 amperios / 50 herzios.
 Se han realizado numerosos estudios sobre las emisiones radioeléctricas de estas lamparas, uno de los cuales pueden consultarlo AQUI, llevado a cabo en el año 2007 por científicos de Arca Ibérica conjuntamente con otros de CRIIREM francés. 

 Electricidad Sucia y Emisiones Ultravioletas

 Los campos electromagnéticos ocasionados por las CFL viajan a lo largo de la instalación eléctrica de nuestros hogares, oficinas o escuelas, originando la “electricidad sucia”, contaminante ubicuo, que fluye a lo largo de los cables irradiando desde ellos, llegando a afectar a personas que se sitúen en otras dependencias, con problemas muy graves para la salud.
 En cuanto a las emisiones ultravioletas debido al vapor de mercurio excitado eléctricamente que poseen este tipo de bombillas, interactuando con las sustancias químicas genera la luz.
 Carecen de difusores para filtrar este tipo de emisión, no así las fluorescentes, llegando a provocar problemas de sensibilidad cutánea en personas con enfermedades de la piel, ya que el nivel de rayos ultravioletas que desprenden puede ser perjudicial.
 También puede provocar migrañas, mareos, malestar general, debilidad, temblores, nerviosismo, miedo, sensación de frío, daños neurológicos, hipoglucemia y cáncer.

 Dicho esto, y en el hipotético caso de querer promocionar el consumo de las bombillas de bajo consumo o CFL para el ahorro de energía o en contra de “Su” calentamiento global, es que ademas, MIENTEN COMO BELLACOS.
De ser para fomentar el ahorro de energía y la nula contaminación, las únicas idóneas son las lamparas LED (Diodo Emisor de Luz).
 Consumen un 92% menos que las incandescentes comunes, y un 30% que las fluorescentes, pueden durar hasta 20 años y carecen de sustancias toxicas, no emitiendo ni luz infrarroja ni ultravioleta, no parpadean y teniendo un consumo estable durante su apagado o encendido siendo las de menor consumo.
 Un estudio en Francia calculó que el sustituir las bombillas de toda la vida por las CFL, acarrearía el dividir la factura energética por 4, pero el hacerlo por bombillas LED, seria dividirlo por 24. 

Como actuar en caso de rotura de una bombilla CFL

Éstas son las normas de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos en caso de rotura de una bombilla de bajo consumo o CFL:
Antes de la limpieza: airear la habitación:
-Las personas y animales domésticos deben abandonar de inmediato la habitación sin que nadie camine al salir por la zona de la rotura.
-Abra una ventana y abandone la sala durante 15 minutos o más.
-Apague el sistema central de calefacción-aire acondicionado en caso de que lo haya.
Medidas para reforzar la limpieza de superficies duras:
-Recoja cuidadosamente los trozos de vidrio y polvo usando un papel rígido o cartón y colóquelos en un frasco de vidrio con tapa de metal -por ejemplo, un tarro de conservas- o en una bolsa de plástico sellada.
-Utilice una cinta adhesiva para recoger los restos de los fragmentos de vidrio y polvo más pequeños.
-Limpie el área afectada con toallas de papel húmedo o toallitas húmedas desechables y luego deposítelas en un frasco de vidrio o bolsa de plástico.
-No use aspiradora o escoba para limpiar la bombilla rota sobre superficies duras.
Pasos de limpieza para alfombras o alfombras:
-Recoja cuidadosamente los fragmentos de vidrio y colóquelos en un frasco de vidrio con tapa de metal -por ejemplo, un tarro de conservas- o en una bolsa de plástico sellada.
-Utilice cinta adhesiva para recoger los restos de los fragmentos de vidrio y polvo más pequeños.
-Si es necesario pasar la aspiradora una vez los materiales visibles han sido retirados pásela por el área donde la bombilla se rompió.
-Retire la bolsa de la aspiradora -vacíe y limpie el filtro además- y ponga ésta o los desechos en una bolsa de plástico sellada
Pasos a seguir para la limpieza de ropa, ropa de cama y otros materiales blandos:
Si la ropa u otros materiales de la cama entran en contacto directo con el vidrio roto o el polvo de mercurio contenido en el interior de la bombilla debe tirarla. No lave la ropa porque los fragmentos de mercurio en la ropa pueden contaminar la máquina y / o contaminar las aguas residuales.
-Sí puede lavar la ropa y aquellos otros materiales que hayan estado expuestos al vapor de mercurio; por ejemplo, la que llevaba cuando limpió la CFL rota. Pero siempre que las prendas de vestir no hayan entrado en contacto directo con los materiales de la bombilla rota.
-Si los zapatos entran en contacto directo con los vidrios rotos o con el polvo de mercurio contenido en la bombilla límpielos con toallas de papel húmedo o toallitas húmedas desechables. Luego coloque las toallas o paños en un frasco de vidrio o bolsa de plástico para su eliminación.
Eliminación de los materiales de limpieza:
-Coloque de inmediato todos los materiales de limpieza al aire libre en un contenedor de basura o área protegida.
-Lávese bien las manos tras deshacerse de los frascos o bolsas de plástico que contengan los materiales de limpieza.
-Verifique con su gobierno estatal o local los requisitos para la eliminación de los residuos en su área específica. Algunos estados no permiten echar estos residuos en la basura sino que exigen que los bulbos que contienen el mercurio –los rotos y los no rotos- sean llevados a un centro de reciclaje local.
Limpieza futura de alfombras o moqueta:
-Airee la habitación durante y después de pasar el aspirador.
-Las siguientes veces que pase el aspirador cierre el sistema central de calefacción-aire condicionado y abra una ventana antes.
-Mantenga cerrado el sistema central de calefacción-aire acondicionado y la ventana abierta al menos 15 minutos después de pasar la aspiradora.

 Es curioso el apreciar como diferentes organismos, en este caso, la Comisión Europea, da información de como actuar en caso de rotura de bombillas de bajo consumo o CFL.
Puede verlo
AQUÍ.

 Así mismo, buscando por Internet información sobre el tema, te das cuenta de la cantidad de CARADURAS que van de “ecologistas”, y no hacen mas que engañar, como es el caso de ECOLOGIA VERDE. Ver AQUÍ la forma que tratan el tema y lo beneficioso que es para ellos este tipo de bombilla.

 Articulo redactado en base al original. Puede verlo integro AQUÍ.

Anuncios