Etiquetas

, , , , , ,


 Esta mañana, cuando un grupo de jóvenes estudiantes se adentraban para participar en la manifestación convocada en la ciudad de Sevilla en contra de la reforma Wert de educación, fueron retenidos, apartados, relegados al final de la comitiva para posteriormente ser cacheados, golpeados y detenidos.
 Su delito, el asistir a dicha manifestación con banderas de su pais, de España, sin escudo ninguno, sin pancarta ninguna y sin anagrama ninguno.

 Esta tarde he pasado por delante del Instituto Cardenal Cisneros de Madrid, cuna a finales de los años 80 de lo que seria la respuesta mas contundente contra la politización de la educación, de la separación de clases, en contra de la desaparición de la clase media, de la lucha en las barricadas, de auténticos rEvolucionarios.

 En una sociedad en la que la palabra, familia, entrega, amor, naturaleza, patria, solidaridad, amistad han perdido todo su valor, cambiándolas y vendiéndolas por dinero, es una sociedad que no se inmuta ante nada.
 Es manejable, maleable ante cualquier trauma, ante cualquier ley injusta, ante cualquier atropello.

 Han convertido palabras clave presentes y sentidas por el pueblo, en mera forma de mercantilismo.
 España ya no es una nación, solo es una marca que hay que vender, exprimir hasta la extenuación para sacar pingues beneficios, estrangulando a sus trabajadores, a su juventud, a sus pobres.
 Ya nadie hace nada por nadie si detrás no hay un beneficio económico, el amor, la pasión, la solidaridad, se esconden en organizaciones que solo buscan la subvención, el hacer negocio.

 Se pisotean derechos y deberes solamente por vender la marca, ignorando la vida de cada ser que nos rodea, pisoteando al prójimo para medrar al escalón mas alto.

 Y esto se llama Mundialismo, Globalización, Nuevo Orden Mundial.
 Cuando a un país se le quitan los sentimientos, la sangre, el amor, se convierte en un esclavo, un pelele con el que jugar, robarle sus recursos y repartirse el pastel.

 A ellos, a los jefes, no les preocupan las banderas comunistas, anarquistas, separatistas o inventadas, porque no son un peligro para ellos, porque son separación del pueblo, forman parte del odio, forman parte de su juego para provocar guerras y revoluciones dirigidas.
 Porque en el fondo, todo aquel que se esconde entre esas banderas busca su interés personal.
 Hemos llegado a tal punto, que les da igual todo eso, pero si se llevan los beneficios por cada camiseta que te pongas, por cada bandera que compres, por cada eslogan que digas, cuanto mas efigies de Lenin o Chegevara, mas beneficios para ellos, cuanto mas revolucionarios mas gasto en defensa, cuanto mas independentistas mas dinero para sus arcas.

 Si todo forma parte de su pastel, que mas les da que lleves una bandera republicana o una roja con la hoz y el martillo, si son ideologías fabricadas por ellos. Todas.
 Todas han sido creadas para separar, para hacer perder a los pueblos su identidad, sus orígenes, sus raíces, para poder implantar en lo que estamos ahora. Y con ello, hacer negocio.

 Pueden hacer lo que quieran mientras tu estés distraído en ideologías fabricadas por ellos, en revoluciones dirigidas, en manifestaciones consentidas, porque ninguna se opone a la globalización, al mundialismo, a su nuevo orden.
Si hasta el mas revolucionario tiene un ipod y bebe Coca-Cola.
Como les va a importar, si consumen sus productos.

 Pero eso si, que alguien diga que NO al euro, a la OTAN, a la salida de cualquier organismo internacional mafioso, enarbolando la bandera de su país, porque sera perseguido.

 Todo es manipulable por ellos, menos lo que se sale de su control.
El enarbolar una bandera de España esta muy bien en las celebraciones deportivas, pero hasta ahí.
 El sacarla para reclamar derechos, eso no, eso es peligroso, eso es salirse del corral.

 Eso es Populismo, es peligroso, hay que reprimirlo y exterminarlo, porque a veces hablan a la cara y dicen las verdades del marques en España, Bélgica o incluso en el Puticlub de la troika.

 Vamos a ver, ESTAFADORES DE MIERDA, políticos, banqueros y grandes empresarios, quédense con su marca, sigan robando a destajo, quédense con sus celebraciones deportivas, su fiesta nacional, su turismo de putas y capirotes, sus organismos internacionales, sus guerras, sus grandes beneficios, su mundialismo globalizado y su Nuevo Orden Mundial, que yo, me quedo con mi pueblo, con mi gente, con mis paisanos, con mi país, con mi patria, con España, y vuelvo al campo, a las raíces, a vivir y ser libre.

 Estoy cansado de ser marioneta de oligarcas puteros, y asesinos, que les importa un higo al que tienen al lado, porque ustedes hacen la compra en grandes empresas, en grandes marcas, como la suya, vendiendo su alma al diablo.

 Y perdonen, pero España no es ni una marca ni de su propiedad, es un Pueblo y como tal, pertenece a él.
 Pero claro, con la subida de las tasas en Justicia, cualquiera les pone un pleito por apropiación indebida.

SINVERGUENZAS! Que dudo que sepan lo que significa.

Fernando Pinto.

Anuncios