Etiquetas

, , , , , , , , , ,


En el verano de 2012, en la revista científica DSalud, apareció un artículo sobre
unos nuevos contadores que las compañías eléctricas empezaban a implantar en nuestras casas.
La mayoría de lo que leerán a continuación viene tal como aparecía en el artículo,
aunque debido al paso del tiempo, me he tomado la libertad de añadirle o
quitarle cosas.
(De todas formas, como siempre, a la finalización de este post tienen el enlace
directo del artículo en cuestión).

 Las compañías de electricidad – y todo indica que las de gas y agua van hacerlo después- están cambiando sus actuales contadores por otros electrónicos con la excusa de que mejoran la calidad del servicio. “Telegestión” llaman a su propuesta que no tiene otro objetivo que poder controlar nuestros datos de consumo eléctrico desde la central sin tener que mandar personal a leerlos.
Solo que el sistema elegido funciona en muchos casos emitiendo 24 horas al día microondas –es decir, radiaciones electromagnéticas- con el riesgo que ello supone para la salud además de inyectar altas frecuencias en la red –para emitir datos- algo no realizado hasta ahora de manera masiva por lo que se desconoce su posible impacto en la salud.

Lo lamentable es que la medida la ha impuesto la Comisión Europea, órgano integrado por 27 comisarios –uno por cada país miembro- en el que el representante español es Joaquín Almunia.

Resumiendo, los nuevos contadores pueden perjudicar la salud de los ciudadanos. Se lo explicamos.

La propuesta de cambiar los actuales contadores en fábricas, oficinas y
domicilios particulares por otros que permitan a las empresas controlarlos a
distancia para ahorrarse el coste que les supone tener que enviar alguien a
leerlos se puso en marcha hace ya años, cuando aún existían dudas sobre los
peligros de las radiaciones electromagnéticas de las microondas en la salud.
Solo que tales dudas sólo existen entre las personas desinformadas o mal
informadas.

En España, la regulación de este cambio se inició en el ámbito de la
electricidad mediante la Orden ITC/3860/2070, de 28 de diciembre –B.O.E.
de 29/12/2007
– que establecía que todos los contadores de potencia
inferior a 15 kW debían sustituirse antes del 31 de diciembre del año 2018 por
equipos que permitieran la Telegestion.

El 35% antes de la finalización del 2014, 35% antes de la finalización del 2016
y el 30% restante, antes del 2018.

Los clientes pueden optar por la compra del contador o alquilarlo, pero
teniendo que hacerse cargo en el caso de que sea usted cliente de Iberdrola de
los costes de instalación.

 Es decir, se cambian para beneficiar a las empresas pero lo tienen que pagar los consumidores por decisión del gobierno.

Para ello, se sustituyen los antiguos contadores eléctricos –Aparentemente
caducos pero que funcionan perfectamente- por otros electrónicos o digitales
que permiten mandar los datos hasta la central mediante el sistema PLC (Power
Line Communications o Comunicaciones por la Linea Electrica), que permite
enviar los datos a través de los cables de la instalación eléctrica convencional
convirtiéndola en línea digital de alta velocidad al usar altas frecuencias
(por encima de 50 Hercios) hasta la compañía eléctrica que presta el servicio.

Este proceso se realiza o bien porque el nuevo contador cuenta con una antena
que emite directamente los datos a la central (Iberdrola en teoría sigue esta técnica),
o bien, la señal va desde el contador individual hasta un aparato
(concentrador) ubicado en el interior del centro de transformación de la zona
del cliente, y desde éste, se emite luego la información a la central a través de
una antena (Endesa parece que ha decidido esta segunda opción).

Tanto en la primera (Iberdrola) como en la segunda opción (Endesa), hacen este
proceso emitiendo radiaciones de microondas, o desde nuestras viviendas o desde
los centros de transformación hasta la Central eléctrica.

Y todo esto a través de las antenas de telefonía móvil o de nuevas antenas
sobre nuestras cabezas.

Nuestra Salud en Peligro frente a sus Beneficios

Esta transmisión de información a través de ondas de microondas utiliza ondas
de radio de frecuencias de 2,3 y 3,5 gigahercios, con mayor potencia y alcance
que el sistema WiFi.

Y aquí está la triste broma.

España posee una red de antenas de telefonía absolutamente inadmisible, y con
este nuevo método, se hará más densa, aumentando la radiación electromagnética a
nuestro alrededor a valores criminales, justo cuando todos los organismos
internacionales recomiendan sustituir las antenas de telefonía, WiFi y Wimax
por fibra óptica.

Según estudios técnicos realizados en Mayo – Junio de 2012 (La fecha del artículo
en el que me baso es de Julio – Agosto de 2012) sobre contadores ya instalados
por Iberdrola, estos aparatos irradian 0’000037 V/m (Voltios por Metro), (La
empresa no dice si en reposo o emitiendo), limitándose a decir que cumplen con
la normativa europea IEC50065-1.

(La organización independiente francesa Next-Up, dedicada a la lucha contra la
contaminación electromagnética, midió 17’16 V/m en la habitación de un bebé, 46
millones de veces superior el nivel de radiación electromagnética declarada).

Un ingeniero gijonés realizo mediciones en un contador inalámbrico instalado en
casa de sus padres, en el concejo de Lena (Asturias), oscilando sus mediciones entre
10 y 20 voltios por metro. Hagan la cuenta.

Puestos en contacto con Endesa, Iberdrola y Ministerio de Industria si se habían
realizado estudios de impacto sobre el medio natural o de las personas del
sistema PLC y aparatos de la “Telegestión”, únicamente Endesa manifestó que no se
realizó estudio alguno.

A todo esto, en la fecha de este articulo al que me atengo, julio-agosto de
2012, en muchos hogares españoles se les realizo el cambio de contador antiguo
a contador digital o inteligente (en Asturias, Bilbao, Castellón de la Plana,
Portugalete, Cataluña, Aragón, Baleares, Canarias, Andalucía y parte de
Extremadura, por lo menos, ya que Endesa empezó a realizar la sustitución de
estos contadores en junio de 2010
).

Me pregunto si se informó a todas esas personas de ese cambio (Muchos
contadores se encuentran en los cuartos de la comunidad), y de los riesgos y
sistema de facturación a los que se verían expuestos.

Y esto, ¿Cuánto nos cuesta?

En teoría el precio de la tarifa era y es marcado por las empresas eléctricas según
una proporción de valores en alza que el consumidor no sabe los que son.

Pero parece ser, y ahora por poco que se piense uno cae en la cuenta, que los
continuas subidas del recibo de la luz se deben a que los contadores digitales
o eléctricos instalados, marcan más de la cuenta, aunque lo disfracen en que un
43% del importe del recibo corresponda a recargos e impuestos.

La verdad, es que los niveles de consumo en nuestros domicilios, se han
disparado desde que se implantaron estos nuevos contadores.

Aparte del precio de esta ESTAFA, lo preocupante, es la “confidencialidad” de
nuestra privacidad, ya que con las mediciones en tiempo real, se obtienen datos
personales a través del consumo eléctrico.

En fin. Resumiendo.

 Desde el 28 de diciembre de 2007 en el que el gobierno socialista del Sr. Rodríguez
Zapatero, legisló y reguló el paripé de las continuas fluctuaciones, siempre al
alza, de los precios de la luz para a través de la implantación masiva del cambio
de los viejos contadores por los nuevos digitales o eléctricos, y sin tener
estudios sobre impacto ambiental o sobre la salud de las personas de éstos,
llegar a 2014 y haciendo una “guerra de los Rose” entre eléctricas y gobierno Rajoy,
hacer pasar a una como culpables – las eléctricas, como las malas de la película-,
y el gobierno haciéndose adalid del pueblo, marcar como legal y llevar la
solución, la implantación de unos contadores digitales o eléctricos implantados
ya desde hace tiempo y que son motivo de innumerables quejas por la subida del
recibo, y que no sabemos (Aunque ya les digo que son dañinos) si son o no
dañinos para la salud, para marcar el precio que depende o les dé la gana a las
eléctricas en pos de nuestra dignidad, de nuestros bolsillos, y de nuestro
ojete.
Y por supuesto, todas aquellas personas que se dedicaban a venir a casa para leer
cada mes el contador, a la Puta Calle.

 Saben lo que les digo, mejor me lo ahorro.

!ESTAFA!

Fernando Pinto.

Fuente: Discovery DSalud

Anuncios