Etiquetas

, , , ,


 De la página web de Amnistía Internacional EE.UU. , “Libertad para las Pussy Riot.” “Ayuda. Amnistía Internacional envía un camión cargado de pasamontañas a Putin. ” Este truco infantil huele a las payasadas financiadas por el Departamento de Estado de los EE.UU. – y encaja directamente con el objetivo del Departamento de Estado de EE.UU. de socavar al gobierno ruso a través de la financiación por Estados Unidos de los ” activistas de la oposición”, incluyendo Pussy Riot. Que Amnistía apoye a la agenda del Departamento de Estado de EE.UU. no debe ser ninguna sorpresa, pues es dirigido literalmente por la subsecretaria adjunta del Departamento de Estado de EE.UU. para Organizaciones Internacionales, Suzanne Nossel.

Erróneamente considerada por muchos como la última palabra en materia de derechos humanos en todo el mundo, podría sorprender que la gente sepa que Amnistía Internacional es, de hecho, uno de los mayores obstáculos para la defensa real de los derechos humanos en la Tierra. En su más reciente informe anual de 2012 (Página 4), Amnistía reitera una de las mayores mentiras que dice de forma rutinaria:

“Amnistía Internacional está financiada principalmente por sus miembros y con donativos. La Organización ni solicita ni acepta contribuciones de gobiernos para investigar y hacer campaña en contra de los abusos de derechos humanos. Amnistía Internacional es independiente de todo gobierno, ideología política, interés económico y credo religioso. “

Esto es categóricamente falso. Amnistía internacional es, en efecto financiada y dirigida no sólo por gobiernos, sino también por los enormes intereses corporativo -financieros, y no sólo está absolutamente entrelazada con su ideología política e intereses económicos, sino que es una herramienta esencial utilizada para perpetuar precisamente esos intereses.

La financiación de Amnistía Internacional

Buscar información financiera en la página web de Amnistía Internacional es una tarea difícil – especialmente para proteger el mito de que la organización es “independiente”. Como cualquier organización criminal organizada, Amnistía evita comprometer sus vínculos financieros a través de una serie de maniobras legales y organizaciones pantalla. En el sitio web de Amnistía se afirma:

“El trabajo realizado a través del Secretariado Internacional de Amnistía Internacional se divide en dos entidades jurídicas, de conformidad con la legislación del Reino Unido. Estos son Amnistía Internacional Limited (“AIL”) y Amnesty International Charity Limited (“AICL”). Amnistía Internacional Limited se dedica a captar donaciones en favor de Amnesty International Charity Limited, una organización benéfica registrada”.

Y es allí, en Amnistía Internacional Limited, donde se guardan vínculos con los gobiernos y los intereses corporativo-financieros. En la página 11 del Informe y Estados financieros de Amnistía Internacional Limited de 2011 afirma:

“Los Directores se complacen en reconocer el apoyo de John D. y Catherine T. MacArthur Foundation, la Oak Fundación, Open Society Georgia Foundation, el Vanguard Charitable Endowment Programme, Mauro Tunes and American Jewish World Service. The UK Department for International Development (Governance and Transparency Fund) siguieron financiando un proyecto de educación sobre derechos humanos de cuatro años en África. La Comisión Europea (EuropeAid) otorgó generosamente una subvención plurianual para el trabajo de educación en derechos humanos de Amnistía Internacional en Europa”.

Es evidente, entonces, que Amnistía recibe el dinero de los gobiernos y de intereses corporativo-financieros, uno de los más notorios de los cuales, la Open Society, está dirigida por el convicto criminal financiero George Soros. En marzo de 2012, se publicó un informe de Bloomberg, “Soros pierde caso contra el French Insider-Trading Conviction”, indicando que un recurso basado en una violación de “derechos humanos ” contra el especulador de Wall Street George Soros había sido rechazada por la “Corte Europea de Derechos Humanos”.

Soros, cuya Open Society también financia Human Rights Watch y una miríada de otros defensores de los “derechos humanos”, literalmente, trató de utilizar la cuestión de los derechos humanos en Occidente para defenderse de las acusaciones de fraude financiero en lo que tal vez es el ejemplo más transparente de cómo funciona este chantajista.

Soros, que fue condenado y multado por uso de información privilegiada en el año 2002 con respecto al banco francés Société Générale con las acciones que compró en 1988, ha construido un imperio para ocultar su actividad criminal global con la causa de los “derechos humanos”. Su apoyo, así como la de los gobiernos británico y europeo, a Amnistía Internacional sólo tiene por objeto la ampliación de este ocultamiento.

Los líderes de Amnistía Internacional

El liderazgo de Amnistía también nos está diciendo cuál es su verdadera agenda. Suzanne Nossel , Director Ejecutivo de Amnistía Internacional en EE.UU. , por ejemplo, ha sido fichada directamente del Departamento de Estado de EE.UU. -, lo que nuevamente contradice totalmente las afirmaciones de Amnistía de ser ” independiente” de los gobiernos y los intereses corporativos. Nossel continuó promoviendo la política exterior de EE.UU. , solo que ahora simplemente detrás de un podio con un nuevo logotipo, el logotipo de Amnistía Internacional. El sitio web de Amnistía Internacional menciona específicamente el papel de Nossel detrás de resoluciones respaldadas por el Departamento de Estado de EE.UU. de la ONU respecto a Irán, Siria, Libia y Costa de Marfil.


La misma mentira, diferente podio. Suzanne Nossel anteriormente del Departamento de Estado de EE.UU., es ahora director ejecutivo de Amnistía Internacional en EE.UU. Su función principal de “vestir” a las aspiraciones de las empresas financieras de hegemonía global como “defensa de los derechos humanos ” no ha cambiado.

Se ha documentado en gran detalle cómo estos temas giran en torno a un largo plan de décadas ideado por los intereses corporativo-financieros para dividir, destruir y saquear estas naciones que son vistas como obstáculos para la hegemonía global de EE.UU. En el caso de Siria en concreto, se reveló que la actual catástrofe en los “derechos humanos ” se remonta a 2007 con un complot malicioso entre los EE.UU., Israel y Arabia Saudí, investigado por el periodista Seymour Hersh, del “New Yorker”, que buscaba financiar, armar y desplegar a los grupos extremistas sectarios para socavar y derrocar al gobierno sirio, esto a sabiendas de la tragedia humana que se produciría.

Las “contribuciones” de Nossel son simplemente para vestir a la agresión militar y la búsqueda de la hegemonía global corporativo-financiera con el pretexto de la defensa de los “derechos humanos”.

Un vistazo a AmnestyUSA.org revela que todos y cada uno de los objetivos en los que está trabajando el Departamento de Estado de EE.UU. ha sido priorizado también casualmente por Amnistía Internacional. Esto incluye los mítines y campañas de apoyo a los grupos de la oposición rusa financiados por el Departamento de Estado de EE.UU. (hasta hace poco centrados en el grupo “musical” Pussy Riot), lo que pueda socavar al gobierno sirio, derrocar al
gobierno de Bielorusia , y el apoyo al eje Wall Street-Londres, creando Aung San Suu Kyi de Myanmar (todavía llamado por su nomenclatura imperial británica de ” Birmania ” por la misma Suu Kyi ).

Amnistía Internacional traiciona la verdadera lucha por los Derechos Humanos

De hecho, Amnistía cubre efectivamente los temas que son críticos para la política exterior de EE.UU., como se comprueba en la parte inferior de sus páginas web y en la parte posterior de sus informes. Asimismo, los medios corporativos informan selectivamente de temas que coinciden con sus intereses, mientras que otras cuestiones son tratadas muy someramente o no tratadas en absoluto. Y es precisamente porque Amnistía cubre todos los temas, pero enfatiza selectivamente aquellas que son propicios para los intereses de las inmensas corporaciones financieras que hacen que Amnistía sea uno de los mayores impedimentos para una verdadera defensa de los Derechos Humanos en la Tierra.


Fabricando la disidencia. “PussyRiot libertad” (arriba). Irónicamente, la FIDH es financiada directamente por el Departamento de Estado de EE.UU. a través de la Neo-Con lined US National Endowment for Democracy (NED), así como la Open Society de George Soros . “Rusia: Deja de enviar armas a Siria!” (a continuación) . Si el Departamento de Estado de EE.UU. quiere, puede estar seguro de que Amnistía Internacional pondrá en escena una
demostración para él -sin importar el tamaño o la legitimidad de la manifestación-, para que sea noticia de primera plana de las grandes empresas de comunicación.

A la gente común se les da la falsa impresión de que “alguien está vigilando ” los abusos contra los derechos humanos, cuando en realidad, toda Amnistía y otras organizaciones, lo que están haciendo, es la gestión de la “gestión de la opinión pública” de manera selectiva sobre los abusos de derechos humanos en todo el mundo, fabricando y/o manipulando muchos casos específicamente para adaptarse a la agenda de los grandes intereses corporativo-financieros. Esto se puede ver cuando los informes completos de Amnistía o Human Rights Watch consisten únicamente en “informes de los testigos”, elaborados a partir de lo que cuentan los grupos de oposición apoyados por Estados Unidos.

En el raro caso de que un informe incluya referencias a fotográfías reales, videos o pruebas documentales, tales como el informe Human Rights Watch’s 2011 “Descent into Chaos” (.pdf), se incluye intencionadamente un lenguaje engañoso junto con pasajes de usar y tirar para elaborar selectivamente las informaciones que se emitirán no sólo desde los grandes medios de comunicación occidentales, sino también por una miríada de ONGs “imitadoras” financiadas y dirigidas por Amnistía Internacional y los patrocinadores de Human Rights Watch. El informe “Descenso al Caos”, en relación con Tailandia, fue puesto en circulación y financiado por el Departamento de Estado de EE.UU. usando una ONG “defensora de los Derechos Humanos” denominada Prachatai.

Cuando las personas erróneamente se niegan a creer que organizaciones con credibilidad puedan estar manejando la “defensa de los derechos humanos”, no es solo que estén siendo complacientes, se convertirán en negligentes de sus propias responsabilidades y poder examinar objetivamente los posibles abusos y hablar en contra de ellos. Los intereses financieros de Wall Street y Londres han llenado un vacío de interés social que podía ser ocupada por sus mayores rivales, organizando un entramado de su propia creación. No sólo se les da un pase libre para los abusos de los derechos humanos a nivel mundial, sino que serán utilizados como “su oposición controlada” para atacar a sus oponentes.

Está claro que Amnistía Internacional no es de ninguna manera un “defensor” de los derechos humanos, sino más bien una afrenta a la defensa de los derechos humanos. No hace falta decir que hay que boicotear su existencia y, por lo menos, identificarla como ilegítima y fraudulenta tanto por su financiación como por los compromisos de sus líderes.

Adicionalmente, las personas debemos abordar las violaciones reales de todos los derechos a nivel popular -ya que es una locura absoluta creer que las organizaciones que se definen globales, financiadas por las empresas financieras , o haciéndose eco de la agenda de los gobiernos impulsados por intereses espureos puedan tener en su mente nuestros mejores intereses y nuestros derechos.

Anexo: Ucrania, otro ejemplo más de hipocresía e intereses de Amnistía Internacional

Comenzamos el artículo recordando lo que ya hemos descrito en muchas ocasiones sobre la actuación de los medios de comunicación en los incidentes que están ocurriendo en Ucrania. (1) El País reconoce que: En total, al menos 120 policías y 112 manifestantes resultaron heridos en los diferentes disturbios de este domingo. (2) Vaya balance, más policías heridos que supuestos manifestantes, ¿se hacen una idea de algo así en España o Israel? Además, vemos fotos en varios medios y en el mismo El País, que llaman la atención:


Foto 1(3)
Foto 1: una excavadora arremete contra la policía como si fuesen troncos de madera. El País lo califica como: “los manifestantes tratan de abrirse paso entre las líneas de la policía antidisturbios con una excavadora”. Piensen que eso ocurre, como les he comentado antes, en Israel o en España, ¿se imaginan la respuesta de la policía? ¿Creen que no abatirían de un disparo al o a los de la excavadora?, y en el caso poco probable que se librasen de ello, ¿cuál creen que sería el castigo físico y carcelario para el “terrorista”?, como sería calificado quien hiciese eso.

De hecho, en las protestas que hay ahora en Tailandia contra el gobierno que es títere del poder económico occidental, quisieron usar excavadoras para quitar las barricadas de la policía, no para arremeter contra la policía en sí, como hacen en Ucrania, pero su presidenta ya ha dicho que tirará a matar a quien lo haga. Los gobiernos y los medios de comunicación occidentales han estado callados ante tal declaración de intenciones.
Han llegado excavadoras a la Casa del Gobierno en Bangok, Tailandia, para romper las barricadas finales que permanecen entre los manifestantes anti-régimen y tomar de nuevo su edificio de la nación. Han repetido a la policía que no tienen intención de dañarlos con la maquinaria, ni ningún plan de herirlos o humillarlos una vez que crucen las barreras. La policía ha afirmado que dispararán a muerte a cualquiera que intente cruzar la línea final. Occidente está sospechosamente silencioso en vista de las reciente amenazas hechos por el régimen de Taillandia, al que apoya.

Sigamos:

foto2
Foto 2: “un manifestante lanza una bengala contra la sede del ministerio del interior” 3 (en minúscula lo del Ministerio porque no es amigo)

Vuelvan a hacerse la misma pregunta, ¿qué castigo tendría este acto en España o en Estados Unidos?

foto3
Foto 3: “un manifestante se abalanza contra los policía antidisturbios portando una cadena”(3)

La foto 3 vuelve a ser elocuente del grado de violencia empleado por los manifestantes. Aquí agreden brutalmente con cadenas, mientras la policía permanece inmóvil protegiéndose con las vallas protectoras.

foto4
Foto 4: “los opositores logran traspasar las barreras que las fuerzas de seguridad habían levantado en el centro de la ciudad” (3)

En realidad, los “opositores” están agrediendo con extrema violencia a la policía utilizando barras de hierro. El País igual no quiere percatarse de ello, aunque sea completamente evidente. Qué diferente versión y titulares tendríamos si esto ocurriese aquí o en un lugar donde este periódico tuviese que defender los intereses económicos de sus dueños, de las corporaciones occidentales.

foto5
Foto 5: “Muchos de los manifestantes usando gas lacrimógeno contra la policía”. (3)

Y eso que nos decían que la policía había usado gases lacrimógenos, igual han aprendido de los manifestantes. Otra vez más, tal acto aquí, en occidente, tendría un castigo de muchísimos años de cárcel y tendríamos a todos los medios de comunicación denunciando y acusando a los “terroristas organizados”. Ha ocurrido en Ucrania y contra un gobierno que no obedece las indicaciones del mundo corporativo occidental y, por tanto, no lo califican así. Así, la culpa finalmente es del gobierno y la violencia parece incluso aceptable. Tenemos una vez más al cinismo mediático trabajando a toda máquina.

foto6
Foto 6: “Manifestantes dotados de mascarillas contra el uso de gases lacrimógenos por la policía, en el centro de Kiev”. (3)

Otra interpretación particular de los hechos por El País, los manifestantes están bien dotados de herramientas contundentes para usar como armas: picos, barras de uña (de color azul), también chalecos y armaduras protectoras… Las mascarillas también tienen su función para los mismos gases lacrimógenos que lanzan ellos, como se ve en la foto 5.

Por supuesto, debería ser obvio por qué EE.UU: el Reino Unido y la UE, y los intereses del grupo de Fortune 500, que dirige los gobiernos de cada uno de ellos, están detrás de las protestas, financiando literalmente la mayoría de su actividad. La Unión Europea es simplemente la colectivización de Europa, la reducción del proteccionismo que dificulta a las poderosas multinacionales, y ofrece a los elaboradores de la política financiados por las corporaciones la posibilidad de crear un programa para aplicar a todas las naciones de una vez.(9)

Este es el motivo real y final por el que los medios de comunicación están apoyando estas violentas algaradas, para someter a todos los países de Europa a sus órdenes y al empeoramiento de las condiciones de los trabajadores, con bajos salarios, desempleo y aumento notorio y preocupante de la pobreza. Los trabajadores de España, Portugal, Irlanda, Italia y también de Alemania, donde la pobreza crece a ritmo galopante, (10) y de los demás países, parece que empiezan a despertarse ahora, pero ya las cadenas estaban puestas.

Bien, ahora veamos como lo ha tratado Amnistía Internacional:

 La dispersión violenta de los manifestantes concentrados en la plaza de la Independencia (Maidan), en el centro de Kiev, la madrugada del sábado revela un vergonzoso desprecio por el derecho de las personas a manifestarse pacíficamente; así lo ha afirmado Amnistía Internacional. La organización ha pedido que se lleve a cabo sin demora una investigación independiente y efectiva sobre las denuncias de uso excesivo de la fuerza por parte de los agentes de la policía antidisturbios “Berkut”.“Al decidir esta mañana temprano dispersar violentamente a los manifestantes, las autoridades ucranianas han vulnerado las mismas normas y valores a los que aspiran según sus declaraciones”, ha afirmado Heather McGill, investigadora de Amnistía Internacional sobre Ucrania.(11)

Lo de “manifestarse pacíficamente” es curioso, cuando menos, visto el grado de violencia y fanatismo empleado por los manifestantes. También hay un vergonzoso desprecio, utilizando las propias palabras de Amnistía, por el derecho de las personas, incluidos los policías, a no ser agredidos brutalmente, como lo fueron.

La organización Amnistía, pide una “investigación independiente y efectiva sobre las denuncias de uso excesivo de la fuerza por parte de los agentes de la policía antidisturbios”, pero no se solicita tal investigación para el uso de la violencia, extrema, por parte de los alborotadores.

Imagínense estas declaraciones de Amnistía si esta violencia la hubiesen desarrollado manifestantes en Pamplona, en Madrid o en cualquier lugar de lo que ahora se llama Israel. Jamás hubiesen hecho esto, bien al contrario, hubiesen condenado con dureza las agresiones a la policía y hubiesen, además, justificado su actuación.

Sigue esta organización “humanitaria” financiada por las corporaciones 12,13 con su discurso:

“De acuerdo con las normas internacionales de derechos humanos, no está permitido imponer restricciones del derecho a la libertad de reunión salvo en caso de ‘necesidad social acuciante”.(11)

Bueno, la violencia desatada por los manifestantes parece no parecerle a Amnistía una “necesidad social acuciante”. Además, la ocupación de edificios de la administración, como el propio ayuntamiento, ministerios, edificios oficiales, está generando importantes problemas:
El alcalde de Kiev, Alexander Popov, ha pedido a los manifestantes ocupando el edificio de la administración de la ciudad: “dejar a los empleados trabajar con normalidad por la ciudad, sus ciudadanos y visitantes”. Popov advirtió que bloquear el trabajo de la administración puede ocasionar “retrasos en los pagos a los empleados públicos, escasez de alimentos, de agua, de electricidad y de calefacción”, y puede interrumpir el trabajo de hospitales, escuelas y guarderías.(14)

De acuerdo a las normas internacionales, a la justicia y al sentido común, desde luego que era necesario poner fin a todo este tipo de violencia.

En todo el comunicado, y no hay comunicados posteriores, no hay ninguna referencia por parte de Amnistía Internacional a la violencia de los manifestantes, a esta ocupación de edificios públicos y obstaculización del trabajo de la administración, a la abundante presencia de elementos neonazis y al respeto por el deseo de la mayoría de los ucranianos, que no están por la labor de seguir lo que quieren las corporaciones occidentales.

También llama la atención que Amnistía Internacional no defienda las protestas, estas sí muy populares, (15) en Tailandia, donde quienes dirigen el país han amenazado con disparar a matar a los manifestantes. (4) La razón es que los dirigentes, completamente corruptos,(15) son favorables al poder económico occidental.

El papel de Amnistía Internacional, como el de los medios de comunicación, vuelve a ser claro: utilizar los derechos humanos o la supuesta libertad de expresión para, falsificando los hechos, favorecer los intereses del poder económico occidental.

Notas:

1. Ver el artículo que publiqué sobre los medios de comunicación: Ucrania: otro ejemplo más de hipocresía e intereses de los medios de comunicación.

2. La revolución prende de nuevo en Ucrania. El País, 2.12.2013.

3. La oposición toma las calles en Kiev. El País, 2.12.2013.

4. Tony Cartalucci. Thai police threaten to “shoot-to-kill” anyone using vehicles to remove barriers”. Land Destroyer, 2.12.2013.

5.Cnaan Liphshiz. Ucranian jews worry that rise of Svoboda party will bring anti-semitism back into vogue. JTA, 26.4.2013.

6 Wolfsangel. Wikipedia.

7- All-Ukranian Union “Svoboda”. Wikipedia.

8. Pro-EU protesters in Kiev call for government ouster. CNN, 2.12.2013.

9. Tony Cartalucci. A tale of two protests. Ukraine & Thailand. Land Destroyer, 2.2.2013.

10. Alemania bate récord de empleo a base de más pobreza y precariedad laboral. Jaque al neoliberalismo, 26.11.2013.

11. La libertad de reunión aplastada. Amnistía Internacional, 30.11.2013. (Tomado el 3.12.13, no hay comunicados posteriores desde el 31 al 3).

12. Mikel Itulain. Amnistía Internacional. Enlace

13. Tony Cartalucci. Amnesty International is US State Department propaganda. Land Destroyer, 22.8.2012.

14. Signs of coup attempt as Ukraine protesters besiege Government. nsnbc, 2.12.2013. 15. Tony Cartalucci. Thailand: who are the anti-regime protesters? Land Destroyer, 3.12.2013.

Por Tony Cartalucci para El Espía Digital.

Fuente: El Espía Digital

Anuncios