Etiquetas

, , , , , , ,


Pido perdón, estimados lectores, si los hubiere, de la tardanza en actualizar este blog.

Y pido perdón, porque hay innumerables temas habidos y por haber no tratados, aunque perduren, y de esos barros, estos lodos, pero como considero que TODO está unido, y no hay movimiento sin razón detrás, nos acercamos, y estamos, en plena etapa Decisiva para la Humanidad, en TODO.

Lo hago ahora, en plena “tormenta mediática” que considero es “Podemos”, con una serie de análisis a cargo del filósofo Félix Rodrigo Mora sobre dicha formación.

El Sistema creará lideres salidos del 15-M para perpetuarse. Es lo que siempre ha ocurrido”. Félix Rodrigo Mora dixit, año 2012.

PODEMOS Y EL CAPITALISMO DEL FUTURO (1ª Parte)

La noción de transformación total suficiente de la sociedad y del ser humano, de la cosmovisión y del sistema de valores, es imprescindible para situarse fuera y en contra del orden constituido. Hostiles y en oposición a la idea de revolución están las propuestas de sustituir un capitalismo por otro, más poderoso, y un ente estatal por otro, también reduplicado, que es lo que propone Podemos.

Éste ha sido lanzado por el capital financiero español desde principalmente la televisión como nueva marca político-mediática para negar, combatir y, en su día, reprimir el proyecto y programa de la revolución integral. Es la nueva izquierda burguesa. Que Pablo Iglesias y su grupo hayan sido promovidos desde la caja tonta manifiesta el grado de degradación y vileza del asunto.

¿Cuál ha sido la inversión realizada en Podemos? A juzgar por lo descomunal de la campaña mercadotécnica, probablemente sean varios cientos de millones de euros en dos meses. Todo ello ha sido realizado conforme a la ortodoxia de la actividad publicitaria comercial y política. Tan enorme suma ha convertido a dicho grupo y a sus jefes en universalmente conocidos, cuando hace sólo unas semanas apenas nadie sabía de su existencia. Y la operación de promoción continúa, con unos gastos estimables en muchos millones por mes.

Las empresas televisivas son parte primordial del capitalismo y del orden actual de dictadura política, constituyendo el poder mediático, uno de los grandes poderes inaceptables por tiránicos de las sociedades contemporáneas. Dependen directa o indirectamente de la banca (o del Estado) y se proponen lograr beneficios monetarios manipulando y adoctrinando. Operan conforme a proyectos elaborados por analistas y planificadores, que colaboran con sus colegas integrados en los aparatos del Estado. Cada periodista ha de obedecer a sus superiores y hacer o no hacer lo que le ordenen.

¿Por qué y para qué una inversión tan enorme?

Lo efectuado con Podemos y su jefe, Pablo Iglesias, en mayo-junio de 2014 reproduce el lanzamiento del PSOE y Felipe González en 1974-1977. En esos años la prensa, radio y televisión crearon desde prácticamente la nada el partido y el “líder” que las instituciones necesitaban. Hacia 1974 el PSOE (que se había tomado “cuarenta años de vacaciones”, los del franquismo) era insignificante y González un completo desconocido. Hoy el statu quo usa el “anticapitalismo” residual del gueto socialdemócrata verbalmente radicalizado para dotarse de una nueva herramienta política.

Felipe González y Pablo Iglesias son vidas paralelas. El PSOE y Podemos dos momentos de una misma corriente política.

Los jefes de éste son profesores-funcionarios, esto es, servidores del Estado en todo lo importante. Su especialidad son las operaciones de ingeniería social más inquietantes. De nuevo es la universidad quien proporciona al capitalismo las herramientas necesarias para reproducirse y ampliarse, lo que otorga la razón a quienes denuncian el sistema académico, cada vez más ajeno al saber objetivo y cada día más entregado al sistema de dominación.

La militancia de Podemos proviene de un grupo social concreto, los jóvenes y menos jóvenes de la clase media y media alta que teniendo una o varias carreras, algún máster y dominio del inglés no encuentran empleos que les permitan consumir tanto como sus padres. Son sujetos, ellas y ellos, por lo general sin cultura, sin valores, sin raíces y sin ética, únicamente interesados en hacerse con buenos empleos, triunfar profesionalmente, ganar mucho dinero y maximizar su consumo.

Podemos puede hacerse con unos 75.000 cargos estatales directos bien remunerados, y otros tantos indirectos, a tenor de los votos logrados. Así pues, dicha formación política acapararía un botín de al menos 150.000 puestos en la UE y en los aparatos locales, autonómicos y centrales del Estado, quizá no todos tan apetitosos como el de Magdalena Álvarez (22.900 euros al mes, frente a un salario medio en España situado en los 1.100), ex-ministra de izquierda y feminista encausada por corrupción, pero casi.

La izquierda institucional, PSOE e IU sobre todo, padece una crisis grave, de ahí el lanzamiento mediático de Podemos[1]. El PSOE, tras 40 años de servir a la Constitución de 1978, al Estado y a la clase empresarial, está desacreditado y confuso. IU, cuyos votos provienen sobre todo de la tercera edad, es el más perjudicado con el asunto Iglesias y su grupo, de tal modo que si no se renueva (lo que exige disolver el PCE), puede pasarlo bastante mal. El PCE-IU es el eterno perdedor, con la promoción del PSOE antaño y hoy con el lanzamiento de Podemos. Aún así, como ya ha expuesto el jefe de éste, su estrategia contempla un gobierno de coalición de la izquierda pro-capitalista española, Podemos-PSOE-IU.

Esto es uno de los muchos modos de decir Diego donde dije digo propio de los jefes de Podemos, que tras fustigar a “la casta” se une con una de sus expresiones más voraces, la de los jefes de la izquierda. Pues, ¿quién, sin ir más lejos, ha participado en el saqueo de las cajas de ahorro? Por lo demás, no se comprende cómo van a romper Iglesias y sus subordinadoscon dicha “casta” si su programa, ideología y proyecto es, en esencia, el mismo que el de la vieja izquierda socialdemócrata depredadora, amoral y corrupta: “dime con quién andas y te diré quién eres”.

El asunto Podemos es la tercera ocasión remarcable en que desde el final del franquismo el falso radicalismo “anticapitalista” se pone al servicio del sistema. La primera fue, según se ha dicho, en la transición del régimen franquista al de dictadura parlamentaria, 1974-1978, cuando el PSOE fue construido como partido por la afluencia de marxistas-leninistas, maoístas, anarquistas y trotskistas. La segunda en 2004, año en que el gueto político “radical” y “antisistema”, en realidad socialdemócrata por anti-revolucionario, se entregó al PSOE de J.L.R. Zapatero para que éste ganase las elecciones generales. La tercera es ahora, con la intervención política Podemos. Cada cierto tiempo el capitalismo echa mano de la izquierda más verbosa para sus fines, con gran éxito siempre. Podemos es, además, un retoño del gran capital venezolano sustentado en los petrodólares, del chavismo. Iglesias presume de renunciar a no se sabe qué subsidios de la UE pero debería explicar, por ejemplo, las relaciones que mantiene con la multinacional privada chavista Banesco, que posee unos activos de 17.300 millones de euros y que hace unos meses adquirió al Estado español Novagalicia por 1.003 millones. El chavismo es un proyecto para relanzar el gran capitalismo venezolano, lo que incluye su mundialización. Y como parte de él está, también, Podemos.

Ésteno denuncia la represión que las clases trabajadoras están padeciendo ahora en Venezuela a cargo del gobierno chavista, con cientos de detenidos y torturados, y decenas de muertos por la policía y los grupos parapoliciales. Esto significa que cuando la formación de Iglesias llegue aquí al gobierno hará lo que ahora avala con su silencio en Venezuela, lanzar a la policía contra el pueblo, organizar bandas de extrema derecha, encarcelar y dar muerte, por no hablar de torturar, asunto este último del todo intolerable.

Pasma hasta dónde están llevando quienes manejan a Podemos (que es sólo un instrumento de las elites del poder) el caudillismo y el culto a la personalidad de Iglesias. La propaganda televisiva pretende venderlo como “líder carismático”, cuando en realidad estamos ante un mediocre. Quienes financian la operación quieren hacer de él un nuevo Chávez o, cuando menos un nuevo Felipe González. En esa desmesura se manifiesta también el uso temible que el actual sistema de poder desea hacer de Iglesias en el futuro inmediato. La cosa es todavía más inquietante al recordar que “¡Sí, Podemos!” fue la consigna de lanzamiento de Obama, tan represivo, militarista y violento que ha superado incluso a Bush.

El PSOE y Felipe González fueron usados por el sistema de dominación para pacificar la sociedad. La resistencia heredada de la lucha contra el franquismo era tan poderosa que había que liquidarla acudiendo a todos los medios. No fue sólo la represión sino también las drogas, el alcoholismo, la manipulación mental, las operaciones de ingeniería social, la desintegración de la persona, la desespiritualización, el final de toda vida cultural digna de tal nombre, la instauración del caudillismo felipista, el sexismo, la integración en la OTAN, el uso habitual de la tortura, sobre todo en el País Vasco, y además el GAL. Este grupo criminal de extrema derecha fue creado precisamente bajo el poder de la izquierda. Cuando en 1996 González abandonó el gobierno tras 14 años la tarea que la clase empresarial, los cuerpos de los altos funcionarios de los ministerios y el ejército le habían encomendado estaba cumplida.

Desde el final del franquismo en España todo se ha hecho con políticas de izquierda, aplicadas por la izquierda y por la derecha. Hoy el gobierno del PP presidido por M. Rajoy utiliza, en muchos asuntos, políticas de izquierda, dado que éstas son las más adecuadas a los intereses fundamentales del sistema. La derecha, muy anticuada en lo ideológico y doctrinal, no puede ni desea realizar sus formulaciones en las condiciones actuales. Y para tareas muy complejas y decisivas el gran capital español necesita de políticas de izquierdas aplicadas por formaciones de izquierda. La izquierda es hoy la expresión más eficaz de la derecha. Por eso le urge tener una izquierda nueva, no desgastada como el PSOE y libre de sangrientas hipotecas históricas, en el caso de PCE-IU. De ahí la creación mercadotécnica y televisiva de Podemos.

Ésta, que nunca cita la libertad de conciencia como prerrogativa fundamental del ser humano en tanto que humano, se propone crear la sociedad del adoctrinamiento y la propaganda, a fin de ponernos de rodillas delante de las religiones políticas. En la sinrazón de su politicismo no hay sitio para la reflexión, sólo para las consignas, que se hacen anatemas y sambenitos con los que intimidar y amordazar.

Sus jefes son ese tipo de sujetos denostados por Orwell en cuyos cerebros sólo hay sitio para los lemas propagandísticos. Éstos, las religiones políticas y la ingeniera social serán omnipresentes si ganan las elecciones. Con ello las actividades del entendimiento se desmoronarán ya del todo, convirtiéndonos en brutos incapaces de pensar y asombrosamente ignorantes.

Hoy la situación es diferente a la de los tiempos del felipismo. La sociedad está, infortunadamente, muy bien pacificada. Los problemas son otros.

Del análisis de la situación se desprende que Podemos está siendo creado y lanzado para cumplir sobre todo tres objetivos: 1) reafirmar el régimen parlamentarista, 2) remozar el sistema partitocrático, 3) implantar el modelo capitalista chino en la economía.

Iglesias arguye que el régimen actual, de dictadura constitucional, partitocrática y parlamentarista es una “democracia”. Así defiende y reafirma dicha dictadura en un momento en que está en crisis. La loa del parlamentarismo es lo que unifica a todas las formas de reacción, a todas las fuerzas anti-revolucionarias, de derecha e izquierda, monárquicas y republicanas. No, el sistema actual no es una democracia, dado que ésta únicamente existe cuando el pueblo participa en la totalidad de la vida política a través de un orden asambleario. Simplificando algo se puede sostener que el jefe del Podemos satura los programa televisivos precisamente por eso, por afirmar que el parlamentarismo es “democracia”, pues nadie que lo llame por su nombre, dictadura política, aparecerá jamás en la caja tonta.

No menos en declive está la partitocracia. Podemos existe para remozarla, para apuntar que la vieja casta es terrible, una maldición, pero que la nueva casta, ellos mismos, es maravillosa, aunque no se logre encontrar diferencias reales entre una y otra. Iglesias es un político profesional como cualquier otro, ducho en las marrullerías, astucias, tretas y malas artes de éstos. Olvida decir que en una democracia no hay políticos de oficio, no hay ni casta ni neo-casta, no existen sujetos como él.

La depresión económica en curso, que dura ya seis años, no es un desajuste más del capitalismo que la misma dinámica de éste auto-supera. Aunque inicialmente tuvo algo de crisis cíclica de sobreproducción su etiología es otra, la decadencia de Europa occidental como gran potencia, por el auge de las nuevas grandes formaciones neo-imperiales, China en primer lugar. Eso hace que la creciente pobreza, el elevado paro, la falta de oportunidades de inversión, la descapitalización, las dificultades para incrementar los ingresos fiscales del Estado, la quiebra tendencial del Estado de bienestar, la entrega de unidades productivas una tras otra el capital extranjero, entre otros acaecimientos, no tengan un remedio fácil.

El gran capitalismo español, y el europeo, tienen que tomar medidas, pues hasta ahora han sido activos, según sus intereses, de manera rutinaria y muy insuficiente. Su objetivo es una reformulación decisiva de la economía cuyo centro será una nueva industrialización basada en salarios escasos, condiciones laborales penosas e interminables jornadas de trabajo, con fuertes recortes de derechos, reducción notoria de las prestaciones del Estado de bienestar (aunque no de las cotizaciones, que probablemente serán incrementadas), aumento de la tributación fiscal, sobreexplotación de las mujeres y otras medidas similares.

Un proyecto así sólo puede realizarlo la izquierda, pero no la actual sino una nueva. Sin ir más lejos, en Francia ha sido el gobierno de la izquierda ahora en el poder quien ha implementado una severa política de austeridad, que es sólo el comienzo.


Notas:

[1]La apremiante necesidad que el actual régimen español tiene de una nueva formación política de la izquierda anti-revolucionaria para manejar a las clases populares aparece tratada en “El 25-S y la creación de una nueva casta partitocrática”, Félix Rodrigo Mora, incluido en el libro de autoría colectiva “Reflexiones sobre el 25S”, editorial Manuscritos.

Anuncios