Continúo con el relato en esta segunda parte; y habrá tercera; cuarta; quinta; y de ahí en adelante porque el asunto no es baladí; y en suma de lo que se trata es de dar a conocer a toda la opinión pública “LA VERDAD”. Comenzaré explicándoles que hoy recibí una crítica de un anónimo- (es decir; alguien desconocido, que se esconde; algo que yo no practico ante nadie)- en la que me decía que como era capaz de “utilizar” los asuntos de Sara Morales y Yeremi Vargas con esa ligereza y “aprovechándome” de algo tan triste y macabro para mis intereses. Mi contestación a esta persona anónima es esta que sigue a continuación:

1º) Nunca jamás se me ocurriría frivolizar con un asunto de tamaña gravedad; ni aducir a ellos si careciera de información al respecto; yo soy padre y abuelo; y amén de empatizar totalmente con las familias de estos niños y unirme a su dolor; me llena de tristeza y de odio el hecho de que “su/s asesino/s” sigan aun libre/s en la calle – ( ahí mismo, en la isla )- y que por un motivo que a ustedes se le esconde no haya habido aun ni una detención; el/los autor/es son gentuza “de alto státus”.

2º) Yo “SI SE DE QUIEN/ES SE TRATA”; pero existen “unos poderosos”, que impiden que se conozca la verdad de lo que les sucedió; tal vez porque de conocerse irían a la cárcel también sus cómplices y encubridores; y estos últimos son “intocables”.

3º) En su día intenté “por todos los medios” – (y aún a riesgo de mi propia vida)- poner a sus familias sobre la pista cierta; llegué incluso a enviar una carta entregada en mano, a la abuela de Sara Morales; pero el Comisario Jefe de la B.P.P.J. de entonces, hoy de la Brigada de Información, que parece tener el “Don de la Ubicuidad”, cuando alguien se acerca demasiado a este asunto no le permitió a la familia ir en esa dirección; es más; llego incluso a decirles que yo mentía, que no me hicieran caso; los desmoralizó a ellos denostándome a mi; “se esforzó” mas allá de lo normal en un policía, para que la familia olvidase el contenido de mi carta.

4ª) En una ocasión, el periódico “Canarias 7”; publicó un sábado un articulo “indiciario” dando la pista de la existencia de alguien que sabia quien era uno de los autores del secuestro y asesinato de los dos menores; y la pista se refería a mí de forma que yo testificaría en contra de uno de esos autores; porque supe como lo hicieron y quienes eran; pues bien; a partir de ese artículo creí “que al día siguiente” lo/s detendría/n; pero me encontré con la sorpresa de que lo que ocurrió al día siguiente “Domingo”, fue que el periódico “La Provincia – Diario de Las Palmas” –(es decir; la Editorial Prensa Canaria S.A.)- publicó una entrevista con el Inspector Jefe de la Brigada de Homicidios en el que me ponía “a parir”; y dejaba bien claro “QUE NO HABIA QUE CREERME”; que yo era tan solo “UN DELINCUENTE” listo que fabulaba con todo lo que había leído en la prensa y lo que buscaba con eso era “mi libertad”.

5ª) Lógicamente, como todo lo que el Inspector dijo en esa “entrevista relámpago” –( porque lo hicieron en la madrugada del sábado al domingo: ¿Por qué tantas prisas…? piensen ustedes libremente: ¿Sospechoso no…?; “ERA ABSLUTAMENTE MENTIRA” yo ejercí mi derecho de Rectificación ante el periódico enviándoles una carta de mi puño y letra, y firmada; exigiéndoles su publicación. Transcurrieron los días y no la publicaron, así que interpuse una “demanda judicial” contra el periódico; el periodista; y el Inspector de Policía en cuestión –( alguien que no me ha visto en su vida; ni me conoce de nada)-; y esa demanda judicial “desapareció en los juzgados”; nadie supo decir a mis abogados donde estaba; ni el juzgado de reparto en el que cayó; ni siquiera existía su registro de entrada en los juzgados de la calle Granadera Canaria.

6º) Ante tal situación “insólita; sospechosa; e increíble”; puse “una denuncia”; pero ésta también “desapareció”; y hasta un total de “24 denuncias” –(todas documentadas)-desaparecieron “misteriosamente” en esos juzgados; y siempre les llegaban a la jueza María-Victoria Rosell Aguilar, la titular de Instrucción Nº 8 de Las Palmas; esto no era “una casualidad”; desde luego que NO; lo que ocurre es que ella “NO PODIA PERMITIR” que nadie conociese el contenido de mi denuncia; y en esto la apoyaron los Magistrados-Jueces de Instrucción de Las Palmas Números: 1; 2; 3; 4; 5; 6 y 7 –(es decir “TODOS”)- con especial cuidado los Jueces Alberto Puebla –(el de Instrucción Nº 1 que “casualmente” es el que lleva el caso de Sara Morales); el de Instrucción Nº 7; Miguel-Ángel Parramón i Bregolat –(hoy bien gratificado con su cargo como Presidente de la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Las Palmas “en pago a su colaboración y a su silencio”; y Tomas Martín –(Juez de Instrucción Nº 3 y sustituto del Nº 5 por plaza vacante )- que es “el ex marido de la Jueza Rosell” vayan ustedes “atando cabos”….; que aún no he terminado.

7º) La Juez María-Victoria Rosell tiene una pareja –(de tantas como ha tenido; pero eso no viene al caso)-; que es, ni mas ni menos que Carlos Sosa –(Director del diario digital Canariasahora.com)- el “hijo” del Carlos Sosa “Pedófilo y pederasta” Director del Colegio Jaime Balmes al que el mafioso del Magistrado Castro Feliciano –( entonces Presidente del Tribunal Superior de Justicia de Canarias)- llevaba “mas de 30 años” solucionándole “su problema” es decir; archivándole más de 200 causas judiciales por Corrupción/Abuso de Menores y Pedofilia –(de sus alumnos)- : ¿Van haciéndose ya una idea “más clara” de por dónde van los tiros de las misteriosas desapariciones de mis denuncias…..?

8º) Cuando yo descubrí “Solito y sin ayuda de nadie”; a uno de los secuestradores y asesinos de Sara y Yeremi; denuncie los hechos al juzgado. Al día siguiente estaba dentro del despacho del juez Alberto Puebla Contreras, a solas con él y con su Fiscal –(un marimoñas que “no quería” que yo declarase)- y custodiando la puerta del despacho del juez; con una cara “de muerto” el Comisario Juan-Luis López Regalado; quien antes de entrar me dijo: ¡¡ Cuidadito con lo que le vas a contar ahí dentro al Juez eh…!! – (si no suena esto a una amenaza; creo que se parece muchísimo: ¿No creen ustedes….?)-.

9º) Ya dentro del despacho del Juez Puebla yo “le desvelo” dos cosas “que solo podría conocer el asesino”; una era lo de esa mancha que Yeremi tenía en el pecho; y la otra era algo “mas intimo” de Sara, que no reproduciré aquí “por respeto” a sus familiares y también por ética y moral apropiadas al caso. En ese instante “nunca antes” ningún periódico había publicado esos dos datos; con lo cual “se cae por si sola” la declaración exprés y de botarate que hizo ese Inspector de Homicidios cuando declaró que yo decía “lo que leía en la prensa”; así que el Juez Puebla “me dio el 100% de credibilidad”; pero hubieron dos cosas “muy extrañas”: La primera, que él decidió que hiciéramos “dos declaraciones”; en la primera fue en la que constaba todos los hechos; tal y como me los contó “su autor” y me dijo, que esa declaración era “la formal”; y me prohibió expresamente “y bajo la amenaza de hacérmelo pasar muy mal dentro de prisión” si no las cumplía: la primera ”que no se me ocurriera” hablar de esto con la Guardia Civil; y la segunda: que no debía revelar “absolutamente a nadie” el nombre del autor/es; bajo la misma amenaza. Esto de que un juez “me amenazara” en persona con la ausencia de un fiscal y la colaboración además del Comisario-Jefe de la Policía Judicial, me llevo a entender “ipso facto” que había algo mas que “gato encerrado”; así que tome mis precauciones debidas.

10º) Durante lo tres días siguientes fui “excarcelado” de la prisión; salía temprano y regresaba a la hora que terminásemos; estuvimos trabajando “sobre el terreno”; y cuando ya yo “vi el lugar”, me callé; y lo hice, porque algo no iba bien; algo no cuadraba en todo aquello. Unos días antes, la Comisaria -Jefa del cuerpo Supervisor de Policía de Canarias; Concepción De Vega, había tenido una fuerte discusión conmigo en su despacho de la planta 10ª de la Super comisaria de Las Palmas; el epicentro de la discordia fue Carolina Darias –( entonces Delegada del Gobierno)-; con la que ella no se podía ni ver, por motivos mas que personales; entre otras cosas me espetó que ella estaba ahí de Comisario-Jefe “por oposiciones”-, y la otra, en referencia a Carolina Darias; porque era fácil de….(lo dejare ahí; en el “de”)-(lo que se suele hacer con un caballo o una yegua)- al político de turno; aquella conversación se fue por los Cerros de Úbeda y yo no le permití mas; de modo que dije “se acabó”.

11ª) Ante mi falta de continuidad con aquello suceden varias cosas:
A- El día que el Comisario Regalado quedó conmigo en el lugar “no apareció”. Yo estaba allí, sin desayunar; con una docena de policías con picos y palas “esperándolo a él”; pero no llegó nunca. Un inspector me ofreció “un plátano”; ese fue mi desayuno mientras lo esperábamos.

B- El ayudante “come culos” del Inspector-Jefe que comandaba al equipo –(que no era el del plátano)- quiso hacer conmigo una de “poli duro” amenazándome para que le diese “mi parecer” de por donde debían comenzar a cavar; y me quedé estupefacto; me dirigí a él y le dije: ¡¡ Quítese las gafas de espejo y míreme a los ojos, como un hombre!!. Se las quito y entonces le dije: ¿Por qué no está aquí el comisario Regalado? Me contesto que vendría enseguida; a lo que yo le conteste: ¡¡Muy bien; entonces cuando llegue continuamos…!!; y entró en cólera; era “claro cristalino” que el Comisario Regalado no iba a comparecer. El enigma es: ¿Por qué no vino?; en un caso tan alarmante; “REAL” de resolverlo ahí, ese mismo día, en aquel mismo lugar; ¿Por qué el Comisario Regalado no llegó…?

C-Los únicos que encontré “con ganas de verdad” de resolverlo ahí mismo, en ese momento, fueron los inspectores “Félix y Juan” –( el primero es al que agradezco aquel plátano en ayunas; y a ambos el buen trato que siempre me dispensaron)- y el hecho de que el Comisario Regalado no compareciera se debió a dos cosas: La primera; que sabía que no iban a cumplir la promesa que hicieron “los políticos”; y la segunda; y aún mas importante, que “NO” había ningún interés en seguir adelante y que ni Sara ni Yeremi aparecerían allí; y sé el por qué……, ese es uno de los motivos por los que aún me tienen “secuestrado” en prisión.

12ª) Como ya habían metido la pata hasta el mismísimo fondo conmigo; y sin posibilidad de sacarla, porque me habían engañado “en todo”; se les ocurrió “cerrar el asunto” a bombo y con platillos anunciando unas catas en los terrenos supuestos y luego declarando “que no habían encontrado nada”; esas catas las hicieron ”en otros terrenos”…

13ª) El Comisario Juan Luis López Regalado “es responsable” de la muerte por suicidio en la prisión de “Salto del Negro” de ese chico que detuvo como autor –(el famoso del Casco)- del caso de Sara morales; él no tuvo nada que ver con eso; y Regalado “lo sabe perfectamente”. Detuvo a este pobre porque “molestaba a sus putas” –(Regalado es el proxeneta de todas las putas de la capital; todas le pagan a él; y esto es más que sabido)-; así que con su detención “mato dos pájaros de un tiro”; y encubrió al verdadero autor de los hecho de Sara y Yeremi –( dos autores distintos; pero ambos “amigos”)- y todo quedó como hasta hoy “en Stand bye”. Pregúntenle al Juez Parramón; al Juez Puebla; a la Jueza Rosell y al famoso Comisario “amigo intimo y servil de los tres” el “por qué…?”; ellos son los que lo saben, y mejor que nadie…

14ª) Como si todo lo que les he relatado anteriormente no les pareciera ya digno de la mejor novela de Franz Kafka y el Señor “K” –( El proceso )-; aún hay más: El juez Alberto Puebla llamó por teléfono al director de Salto del Negro y “le dio sus instrucciones”. Aquel mismo día cumplió la amenaza que me hizo; y me costo: Una paliza casi de muerte; tres dientes y seis muelas; unos treinta hematomas y un agujero en la parte anterior del muslo derecho con objeto punzante; el cráneo partido por tres partes; los ojos con todas las venas partidas; y aún “me tuve que coser yo mismo las heridas” con hilo y aguja caseros. Todas las evidencias físicas continúan en mí; no me vió forense de ninguna clase; y el médico de la prisión “Carlos El Cubano” me disuadía de denunciar los hechos; tampoco él dió parte de lesiones al juzgado: ¿Qué les parece a ustedes…?
Esta “con más matices aún” –(los cuales me reservo para mejor ocasión)- es “LA AUTENTICA VERDAD”; la que ocultan el periódico La Provincia/Diario Las Palmas; la policía; los jueces que cito; y “dos personas más” que son “mis testigos de cargo”.

15ª) Me consta el buen hacer del trabajo profesional de la U.C.O. y la Guardia Civil; “pero” la información “sesgada” y “oculta” de la policía – (que no colabora con ellos como debían hacer; por mucho que lo ventilen)- es lo que está impidiendo desde el principio la resolución de los casos de Sara y Yeremi; ésta también es “LA VERDAD”; y algún día; confío en que mas pronto que tarde todos se den cuenta.

P/D: Los niños SI aparecerán; les doy: ¡¡MI PALABRA DE HONOR!! Y los dos culpables lo pagaran con sus condenas; también tienen en esto: ¡¡MI PALABRA DE HONOR!!

Ramón-Francisco Arnaú De la Nuez (“La Araña”, Ex-agente del CESID)

Fuente: Blog de Ramón Francisco Arnaú De La Nuez

Anuncios